La cicatrización se debe a la reparación biológica de las heridas y es un procedimiento complicado. A excepción de las lesiones menores, toda herida cutánea provoca un cierto nivel de cicatrización permanente. La cicatrización completa puede tardar hasta dos décadas. Las cicatrices siguen suavizándose, aplanándose y desvaneciéndose durante este tiempo. Por desgracia, algunas cicatrices pueden ser problemáticas con el tiempo.

Las cicatrices pueden...

    • Aumento de tamaño o de tamaño
    • Provocar picores
    • Se vuelve debilitante
    • Se vuelve permanentemente pigmentado (rojo oscuro/marrón)
    • Restricción del movimiento

Aspecto de la cicatriz

    • Edad: la piel joven es más propensa a una cicatrización anormal y exagerada. Esto puede dar lugar a cicatrices hipertróficas o queloides.La piel más vieja tarda más en recuperarse.
    • Tipo de piel: la recuperación de las cicatrices suele ser peor en las personas con tipos de piel más oscuros. La ascendencia hispana y africana se asocia a un mayor riesgo de desarrollar cicatrices hipertróficas o queloides.
    • Genética: la cicatrización anormal podría ser hereditaria.
    • Ubicación - El movimiento de las cicatrices sobre las articulaciones puede hacerlas más amplias.
    • Infección - Las heridas infectadas no se curan bien. La cicatriz final puede ser elevada, ancha, irregular y roja u oscura.
    • Mala alimentación - No comer de forma saludable priva al cuerpo de nutrientes (como las proteínas), vitaminas (como la vitamina C) y minerales (como el cobre y el zinc) que son necesarios para la curación óptima de las heridas.
    • Fumar - El humo del cigarrillo hace que los vasos sanguíneos se cierren y se reduzca la circulación de la sangre. Las heridas que no reciben suficiente sangre son más vulnerables a una mala cicatrización y a un empeoramiento de las cicatrices.
    • Exposición al sol - La exposición de las nuevas cicatrices al sol provoca un enrojecimiento permanente.

Curación de cicatrices

Fase inflamatoria

La dilatación de los vasos sanguíneos provoca una fuga de líquido que contiene enzimas, factores de crecimiento y citoquinas (células de inflamación). La herida utiliza este líquido para descomponer el colágeno dañado por la lesión. Por desgracia, la piel no es eficaz para controlar la cantidad de esas variables de cicatrización. Esto provoca una "ruptura excesiva" del colágeno y conduce a una cicatriz más grande y menos decorativa. Hemos descubierto que ciertas terapias de cicatrización actúan conjuntamente para reducir este exceso de descomposición de colágeno en la zona de la herida. Entre ellas se encuentran las formas estables de vitamina C, el gel de silicona de dimeticona y productos botánicos específicos (extractos naturales de plantas) como la menta, el aloe vera y aceites llenos de ácidos grasos esenciales n3 y n6 (como los aceites de semillas de girasol y cártamo). Cualquier producto para el cuidado de la piel con vitamina C que se decolore con el tiempo (normalmente se vuelve marrón con la exposición repetida a la atmósfera) contiene formas inestables de vitamina c que se han oxidado y, por tanto, ya no son eficaces.

Fase de proliferación

Tras la inflamación, el cuerpo sustituye el tejido dañado por colágeno. La piel acumula este colágeno muy rápidamente y puede producir un colágeno anormal. La acumulación de una hidratación anormal puede dar lugar a cicatrices hipertróficas e incluso a cicatrices queloides. Los complejos estables de vitamina C y la dimeticona favorecen la generación de una hidratación normal, "sana", al tiempo que limitan la generación de colágeno anormal.

Fase de epitelización

La capa superior de la piel conserva el agua y actúa como barrera contra las enfermedades. Las lesiones cutáneas alteran gravemente esta función. La siguiente fase de la recuperación es la creación de una nueva piel superior (epidermis). La reposición del contenido de agua de la piel es vital durante esta fase. Los ácidos grasos esenciales restauran la bicapa lipídica y aportan humedad a la epidermis en desarrollo. La dimeticona también atrapa el agua. El aumento de la humedad resultante favorece una cicatrización más rápida y mejorada. Deben evitarse los tratamientos para cicatrices que contengan alcohol. El alcohol puede resecar la piel, lo que empeora la cicatrización.

Fase de maduración

La cicatriz recién formada comienza ahora a crecer. Esta última fase de recuperación de la cicatriz puede durar dos décadas. Las fibras de colágeno se reorganizan para conseguir una cicatriz más potente y duradera. Esto puede provocar el endurecimiento de la cicatriz y la pérdida de elasticidad. La cicatriz también puede enrojecerse, lo que puede tardar varios años en mejorar. Los tipos estables de ácido L-ascórbico (vitamina C) y los ésteres específicos de vitamina C ayudan a reducir la pigmentación de las cicatrices en más de 80%. Los productos botánicos como el extracto de regaliz también ayudan a reducir la hiperpigmentación. Los ácidos grasos esenciales son vitales para restaurar la elasticidad normal de la piel en esta fase.

Conclusión

Como se ha mencionado anteriormente, la curación completa de las cicatrices puede tardar hasta dos décadas. Por ello, le aconsejamos que siga utilizando el tratamiento de cicatrices de su elección hasta que deje de ver una mejora en el aspecto de su cicatriz.

 

Artículo anteriorTodo sobre el crecimiento natural del cabello
Artículo siguiente¿Puede el aceite de argán curar las cicatrices?