Mujer recibiendo un masaje ayurvédico. Tratamiento de masaje corporal con imán para la relajación profunda.

La recuperación magnética, otra forma de curación, es un método no invasivo que ofrece alivio para muchas dolencias. Conocida por tener grandes propiedades curativas, la curación magnética ha demostrado que funciona para los dolores y otras dolencias. Investigaciones recientes también han demostrado que es eficaz para el asma.

Uso de imanes

Se ha demostrado que el uso frecuente de imanes puede mejorar la respiración y la duración de los ataques de asma. Se ha demostrado que los imanes detienen la reacción alérgica en los pulmones que conduce al asma. Tiene la capacidad de reabrir el pulmón congestionado, expandir las células y mejorar la respiración, que es parte de la recuperación del asma.

Cómo utilizarlo

La colocación de un imán tanto en la parte delantera como en la trasera del torso, cubriendo los bronquios, es muy recomendable para quienes tienen problemas asmáticos agudos. Ayuda a respirar con facilidad y también a detener la tos y el resfriado. Dormir sobre una almohadilla magnética también ayuda a recuperar la respiración regular. En lugar de esteroides y otros medicamentos, utilice los procedimientos de recuperación magnética, que son menos dañinos. Los imanes deben usarse continuamente para obtener los resultados deseados y no hay absolutamente ningún daño en usarlo. El tratamiento magnético es excelente tanto para adultos como para niños con asma.

Agua magnetizada o ionizada

Es otro tipo de terapia magnética, que ayuda a controlar los síntomas y a mejorar el estado de un paciente asmático. Aunque no se ha demostrado científicamente que beber agua magnetizada pueda mejorar las condiciones asmáticas, hay numerosos testimonios que demuestran que mejora la circunstancia.

El tratamiento magnético también puede ser seguro, ya que no tiene efectos secundarios como en el caso de los fármacos y otros medicamentos. En todo el planeta se ha aprobado el uso de campos magnéticos.