Las mascarillas son un medio ideal para eliminar las células muertas de la capa externa de la piel. En realidad, una mascarilla cumple muchas funciones que mejoran la salud y el aspecto de su piel. Una fantástica mascarilla debería mejorar la textura de la piel, hacerla más clara y transparente y conservar sus cualidades juveniles.

Sobre las máscaras

Las mascarillas tienen una acción de limpieza profunda de la piel, eliminando las impurezas, los desechos y las células muertas de la piel. También mantienen los poros libres de grasa obstruida y evitan muchos problemas relevantes. La eliminación de las células muertas ayuda a mejorar la capacidad de la piel para consumir productos, haciendo que la hidratación sea mucho más eficaz. La función de renovación celular de la piel también mejora.

El proceso de secado y endurecimiento de muchas máscaras faciales y su posterior eliminación provoca un crecimiento de los vasos sanguíneos de la piel, lo que aporta una mejora del tono de la piel. El flujo sanguíneo a la superficie de la piel también aumenta en gran medida, dejando la piel fresca y brillante. Las mascarillas deben seleccionarse en función de las necesidades individuales. Hay varios tipos de mascarillas, según las funciones que deban desempeñar.

¿Cómo hacer una máscara facial?

Las mascarillas son una forma excelente de animar la piel en poco tiempo. Las mascarillas limpiadoras, que suelen contener frutas o arcilla, absorben el exceso de grasa. Las enzimas de frutas como la papaya tienen una actividad de limpieza profunda y dejan la piel resplandeciente.

Las mascarillas hidratantes proporcionan a las pieles más secas un aumento real, cuidando nuestras líneas de expresión y refrescando el rostro. Algunas mascarillas hidratantes también contienen ingredientes tonificantes y reafirmantes, como las algas, las hierbas y los aceites de aromaterapia, y son excelentes para mejorar el cutis antes de una fiesta o después de una noche de fiesta.

Máscara facial de limpieza completa

Las mascarillas limpiadoras son más adecuadas para las pieles grasas y algunas mixtas. Están pensadas para extraer el exceso de grasa y los contaminantes de la superficie. Éstos se eliminan de la piel una vez que la mascarilla se ha lavado. Las mascarillas limpiadoras también ayudan a desobstruir los poros y a eliminar las células muertas de la piel. Así, desalientan la formación de puntos negros, afinan los poros y mejoran el tacto de la piel. Deben estar especialmente formuladas para limpiar y afinar la piel y son ideales para las pieles grasas. Las mascarillas limpiadoras mejoran el tacto de la piel y afinan los poros.

Mascarilla quirúrgica

Las mascarillas medicinales están formuladas para ciertos problemas, como la endometriosis, el sarpullido y otras erupciones, así como para la sensibilidad de la piel. También puede utilizarse si hay acné, ya que puede ayudar a calmar y curar la piel. Además, produce una superficie germicida para evitar que estas afecciones se propaguen.

Mascarilla facial casera

Inicio Ingredientes para mascarillas

      • Para la piel seca: Mezclar media cucharadita de miel con la yema de un huevo y una cucharada de leche en polvo. Mezclar hasta formar una pasta y aplicar. Retirar después de 20 minutos.
      • Para pieles grasas: Mezclar media cucharadita de miel con una clara de huevo y una cucharadita de zumo de limón. Añadir tierra de batán o levadura de cerveza en polvo. Mezclar hasta formar una pasta y aplicar. Retirar después de 20 minutos.
      • Para la piel grasa y los poros dilatados: Añadir zumo de limón y un poco de leche a la harina de avena. Aplique la pasta y retírela después de 20 minutos. No utilizar si hay erupciones.
      • Para pieles grasas y mixtas Mezclar una cucharada de yogur con
      • Tierra de batán y su uso. El propio yogur puede aplicarse en la cara. Ayuda a suavizar la piel y restaura el manto ácido natural.
      • Para los puntos negros: Añadir la clara de un huevo a la harina de avena y utilizarla durante 15 o 20 minutos. Retirar con agua, frotando ligeramente.
      • Para las quemaduras solares: Añadir un poco de zumo de limón y aplicar con un algodón. La mayonesa también puede aplicarse sola. Ayuda a calmar las quemaduras solares.
      • Para la limpieza de la piel: Hacer una cucharada de papaya cruda y emplear. Papaya como acción limpiadora, ablandando las células muertas de la piel y ayudando a su eliminación.
      • Para todo tipo de pieles: El pepino rallado puede aplicarse en todo el rostro. El zumo es muy bueno también para la piel del contorno de los ojos. Ayuda a tensar la piel y tiene un efecto refrescante.

 

Artículo anterior¿Cómo atrapar la energía del cosmos para llenarse de alegría?
Artículo siguientePrueba estas recetas de mascarillas