Pradera del Diente de León

Los gloriosos dientes de león Taraxacum officinale (familia de las compuestas). ¡Llega la primavera! A partir de esta época del año, se me antojan los sabores agrios. Mi cuerpo está deseando limpiarse de las toxinas acumuladas durante un largo invierno de indulgencia navideña, comidas ricas y varios resfriados y gripes. Soy consciente de un estancamiento general de energía en la digestión, el hígado y los riñones.

Diente de león

Siempre me sorprende lo bien que me siento cuando empiezo a usar el diente de león en primavera. ¡Toda esa energía estancada del hígado/riñones/estómago se levanta y me siento revivida! Este anhelo de sabores agrios siempre me hace salir a la caza de todas esas jóvenes hojas verdes de diente de león que aparecen por todas partes hoy en día. Las como frescas en ensaladas o simplemente las mastico durante el día. También cuelo y embotello la tintura de raíz de diente de león que preparo a finales de otoño.

Esta "hierba" común de la familia de las compuestas es un potente reconstituyente para el hígado. También está lleno de minerales como el calcio, el hierro, el magnesio, el manganeso, el fósforo, el potasio, el selenio y el zinc, además de las vitaminas B1, B2, B3 y C. Onza por onza, el diente de león contiene más caroteno que las zanahorias.

Beneficios del diente de león

Las hojas de diente de león actúan como diurético para ayudar a limpiar la vejiga y el tracto urinario. Ayudan a aliviar la retención de líquidos asociada al síndrome premenstrual.

El diente de león también limpia la sangre y el hígado, y aumenta la producción de bilis. Reduce los niveles séricos de colesterol y ácido úrico y mejora el funcionamiento del páncreas, los riñones, el bazo y el intestino.

Tonificar el hígado y los riñones es una de las mejores cosas que podemos hacer por nuestra salud en general. Especialmente las mujeres. Un hígado fuerte y sano nos permitirá procesar y excretar las hormonas. Además, es vital para un sistema inmunitario sano.

¿Cómo se usa?

Todas las partes de las plantas de diente de león son utilizables, pero tienen propiedades diferentes y deben cosecharse en los momentos adecuados.

Las hojas jóvenes tienen propiedades tónicas y se eligen en primavera y se comen crudas en ensaladas. Si el sabor le resulta demasiado amargo, intente picarlas lo mejor posible y mezclarlas con otras verduras crudas.

Las hojas maduras tienen fuertes propiedades diuréticas. Se eligen a principios del verano, antes de que la planta florezca. Estas son las hojas que cosecho y seco para el té. También se pueden convertir en tinturas. Estas impresionantes hojas de color verde oscuro están cargadas de vitaminas y minerales.

Cuando elija las hojas de diente de león, busque las de color verde oscuro y lisas (las hojas de diente de león no son borrosas). Evite recogerlas bajo los tendidos eléctricos o cerca de las calles.

Zumo de diente de león

Coge un colador lleno de hojas de diente de león y enjuágalas muy bien bajo el agua fría. Pásalas por el exprimidor con 1/2 manzana. Esto hará un maravilloso vaso de chupito lleno de delicioso y nutritivo zumo. ¡Sentirás un gran zumo con este hermoso tónico!

Raíces de diente de león

Las raíces de diente de león actúan como un purificador de la sangre que ayuda a los riñones y al hígado a eliminar las toxinas y los venenos en la sangre. Actúan como un laxante suave y también ayudan a mejorar la digestión. Las raíces también son beneficiosas para las afecciones de la piel, como forúnculos, abscesos y psoriasis. Se han utilizado durante siglos para mejorar la ictericia. Lo ideal es utilizar los orígenes de plantas de dos años. A finales del otoño, las raíces incluirán la máxima concentración de inulina. Desentierre toda la planta y cuélguela boca abajo para que se seque en un lugar fresco y oscuro. Las raíces crecen mucho, por lo que hay que cavar profundamente. Las raíces frescas o secas pueden utilizarse para hacer tinturas. Las raíces secas pueden pulverizarse para hacer cápsulas o utilizarse en infusiones.

Flores de diente de león

Para un vino tónico sabroso y fácil de hacer, prueba esto:

Recoge las flores de diente de león en un día cálido y seco.

Macerar 1 taza (60 g) de flores y dejarlas en remojo en 4 tazas (1 litro) de vino blanco durante 1 mes en un recipiente hermético. Cuele las flores y endulce al gusto con un poco de miel si lo desea.