Concepto de Infecciones de Transmisión Sexual (ETS)

¿Busca un sistema eficaz para tratar el herpes genital? El tratamiento del herpes se centra en reducir la angustia que puede causar y no en eliminar la ETS en sí. A continuación, se recomiendan algunos procedimientos caseros que se pueden tener en cuenta para ello.

Curar el herpes genital con remedios de hierbas

Bálsamo de limón es uno de los remedios caseros favoritos para tratar el herpes. Tiene propiedades antivirales que pueden acelerar el paso de las lesiones. Para usarlo como terapia, hay que usar la solución en las ampollas tres o cuatro veces al día.

Otro remedio casero que se sabe que tiene la capacidad de ayudar a los brotes de herpes es el Cuatro-Ginseng Té. Compuesto por Astrágalo, Menta, Menta verde...y... Equinácea espino, estas hierbas pueden comprarse igualmente en casi cualquier farmacia local. El té de cuatro ginseng no tiene ningún impacto secundario conocido y ayuda a mejorar el sistema inmunológico y fortalece las glándulas suprarrenales y reproductivas.

Se considera que el estrés es un elemento esencial en el desarrollo del herpes genital. Teniendo esto en cuenta, se recomendó el té de manzanilla para aquellos que desean aliviar los brotes. El té de manzanilla es una combinación de Lechuga, Rosa mosqueta, Manzanilla, Alfalfa, Menta gatuna, Vervain, Flor de la Pasión, Skullcap, y Verbena de limón.

Aloe Vera La crema de aloe vera es otro remedio casero popular utilizado para curar el herpes genital. Según una investigación, una loción mezclada con un 0,5 por ciento de aloe vera puede realmente acortar el tiempo de recuperación de los brotes de herpes. Los participantes en este estudio tampoco tienen registrada ninguna reaparición del herpes.

Además, la aromaterapia también se ha utilizado en el tratamiento del herpes. Los aceites esenciales que se encuentran en las hierbas no sólo se ocupan de los problemas de salud, sino también de la cuestión emocional. Cuando se aplica a las lesiones una vez después de tomar una ducha, el aceite no sólo cuida el asunto sino que también se ocupa instantáneamente del dolor exterior.

Además, modificar la dieta también puede ayudar a curar el herpes genital. Si padece esta enfermedad, absténgase de comer demasiada carne, productos lácteos, pescado, huevos, pan y productos de panadería. En su lugar, pase a consumir verduras, frutas y algas.

Por último, otro tratamiento eficaz es la terapia de vitaminas y minerales. Se sugiere tomar dos.000 mg de vitamina C o un gramo de bioflavonoide al menos una vez al día. Para controlar eficazmente los brotes de herpes, los expertos en nutrición también indican que se aumente la ingesta de betacaroteno, ya que puede ayudar a mejorar el sistema inmunitario del organismo, que lo protege de la infección por el virus.

En conclusión, abstenerse de prácticas sexuales peligrosas sigue siendo la mejor manera de prevenir esta ETS. Sin embargo, los métodos mencionados anteriormente son algunos de los más populares para cuidarse del virus.